¡Felicidades!

25 Ene

De donde procedo, de donde soy, de lo que tengo, se celebran muchos días y cosas a lo largo y ancho del año. Hay varias señaladas en el calendario, gran cantidad de las cuales se subrayan con un rojo que azota la vista de quien observa. Otras, simplemente parece que pasen de puntillas como un ladrón a medianoche. Pero hoy, precisamente hoy, no puedo permitir que pase eso. Y por ello, desde mi diminuto rincón del mundo y mi ínfima (pero ya es algo) aportación, reivindico el 25 de Enero como el “Día P”, el de la publicidad.

¡Felicidades, amiga! ¡Que cumplas muchos más!

 

Se pueden hacer miles de homenajes, repasar increíbles e históricos momentos que ella nos ha brindado, suspirar por su pesadez en determinados momentos, emocionarnos y reír en el mismo segundo, admirar su belleza y olvidar el paso del tiempo…

Pero sin los profesionales que hay detrás, esto no sería posible. Y lo digo bien alto: ¡NO SERÍA POSIBLE!

Yo me considero un profesional de esto, y durante 4 años en la hermética educación del asunto así me sentía por el simple y mero hecho de que para mí el aporte a tan digna y divertida, por lo general, profesión comienza eligiendo ese modo de vida, ese sufrimiento de bromas facilonas y ese aguante al poco reconocimiento fuera del ámbito que debemos portar con normalidad y que nos llene por dentro como pocas cosas.

Esas gentes que llevan años abriendo caminos y puertas que no siempre estuvieron ahí puestas, ni aún cuando estuvieron fueron fáciles de abrir o entender el por qué de su ubicación. Hoy también es el día de los que emergen la cabeza entre la maraña de oraciones ignorantes como el “¿y esto qué salidas tiene?” o “¿ganarás mucho dinero?” . Campeones, esto os gusta o no os gusta. no hay más vertientes. Y se hace bonito cuando de la decepción inicial por muchísimas cosas da paso a un gran mundo, duro, porque negarlo sería de idiotas, necios y mentirosos, pero muy genial.

Esa labor que muchos hacen y otros hicieron, que unos harán y otros ya empiezan a ejercer es la de un vida sin horarios, una vida de emociones como montañas rusas, de sufrimientos y peleas con clientes y cuentas, de trabajos tirados atrás y esfuerzos caídos a tierra, de madrugadas que pasan rápido y días que se hacen eternos, de propuestas y campañas que no dan con la tecla y de otras que la pulsan enseguida. Es una vida de carreras en el último momento por más que planifiques, de concursos y luces, de sombras y mucho trabajo, de tormentas (de ideas, entiéndase), de reuniones, de equipos sacando adelante proyectos codo con codo y hombro con hombro si se tercia, de cafés y risas per se. Es una vida de buenos momentos y alegrías, de conocer gente, de experimentar sensaciones una y otra vez, de ver donde los demás no verían, de crear de la nada lo soberbio, de admirar cada cosa como si fuera la primera vez y de tener ideas constatentemente. De estar en el sitio y en lugar adecuados cuando menos lo esperas, de expresarse y hacerse sentir, de empatizar más que ninguna de las demás cosas.

Sonreíd, amigos publicistas. Lo habéis hecho y hacéis que cada año este día vuelva a ser un orgullo para incomprendidos como nosotros. Pero, ¿y lo bonito qué es, qué?

Feliz Día de la Publicidad.

 

CONSEJO DEL DÍA:

“Si fuera fácil lo harían ellos”

(Jorge de la Herrán y Crespo, publicista, dixit)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: