Archivo | marzo, 2012

Raíces

26 Mar

Lunes. Crítica. Mal día para haberse levantado si te sientes aludido en los siguientes párrafos, campeón. Si no es así, al menos te reirás, que no es poco y a mi me vale por un millón.

Al lío que lo bueno, si breve, dos veces buenos es. El top five de esta semana:

A los que aburren hasta a las ovejas con más paciencia que un santo. He visto oratorias y discursos más beligerantes y tremebundos entre animales sin capacidad de hablar. De tanto decir lo mismo, las palabras ya no suenan igual, discurren igual y penetran sin vaselina igual para intentar joder al tonto de turno. Que no señores y señoras, que ya no convencen ni al apuntador al que pagan, que el pobre lo hace porque no le queda más remedio y le irá al vida en ello. Por favor, un remiendo a personas con coeficiente tan pequeño que una pulga les pueda ganar y que hacen de Moisés abriendo aguas y dando sermones y terminan empapados de otras cosas menos líquidas que el agua.

¡PUM!

 

–  A lo que no tienen sangre para hacer las cosas que hay que hacer. La receta es la siguiente (para que veáis que se puede probar): se detecta/establece/plantea el objetivo; se motiva uno para realizarlo; coge y mueve un pie, luego el otro y así de manera sucesiva; lo mismo con el resto de partes del cuerpo; se ponen ganas, coraje y huevos (sin batir a poder ser, y frescos, imprescindible) y por último, se hace el asunto. ¿Fácil, verdad? Pues, por favor, dejad de leer y empezar a practicar. Que si algún vampiro levantara la cabeza pensaría que hay crisis hasta en eso…

¡PUM!

A los que deciden quitar series buenísimas y dejar las malas(barra) pésimas. Y qué verdad eso de que mala hierba nunca muere. Y qué mentira lo de que es el espectador el que decide. Más que nada porque a mí nunca me han preguntado si quería seguir con la parrilla actual, pero bueno. Pero estoy convencido de que en algún momento a ellos les harán lo mismo y sabrán lo que vale un peine, sobretodo si aún no son calvos. Por favor, solo deseo que se os corte la luz en el último episodio de vuestra serie favorita y ya no os la podáis descargar, muahahahaha (risa maligna, poner énfasis).

¡PUM!

 

A los agoreros del mundo mundial. Sois más pesimistas que la afición del Barça, entre los que me encuentro. Y yo soy de los positivos que aún quedan. Pero mi no entender que cuando el vaso está medio vacío se vea así y cuando está casi rebosante, como si no lo estuviera. Es el tipo de cosas que a mí, como persona, me toca las bowlings (era para no decir huevos, pelotas o cojones…ooops, lo dije) y me perturba hasta el punto de preguntarme qué hay que hacer para sacarlos del victimismo generalizado en el que se hallan. Por favor, un poquito de confianza en las cosas, personas y demás varietés del ecosistema humano.

 

¡PUM!

 

Al tipo que cuece estas líneas por ser más ácido que un chicle de manzana verde caducado y más incontrolable, incorregible y metebromasmalas del espacio-tiempo actual, pasado y futuro. Que siempre actualiza con el blog cada dos por tres, que pesado, que pesado, que si ahora moda, que si ahora el rey del mundo con las críticas que si ahora el fútbol…“jodío” fútbol que diría mi abuela. Total que eso, un cansino de aúpa y que hace historia. Por favor, que alguien le diga algo, rápido y urgentemente, antes de que sea demasiado tarde.*

*PD: Si, parece que se me va la chapa, y es correcto, pero de vez en cuando conviene hacer autocrítica, que es el primer camino para poder hacer crítica 😉

CONSEJO DEL DÍA:

“Dejemos las conclusiones para los imbéciles”

(Pío Baroja dixit)

Sorpresas

23 Mar

Viernes. Fin de semana. No recuerdo ningún día anterior, porque lo importante es el hoy, el vivir el día a día y el ser la persona más contenta y bélica de todo el bloque de hormigón presente a mi alrededor. Y para empezar a tocar las narices, y a ver si alguien se atreve a toserme, empiezo con ruido, mucho ruido, de ese que no quieres ni puedes parar de bailar, de moverte, de saltar, reír, emocionarte o simplemente imitar. Es hora de enchufar el jack de los altavoces notando la electrizante sensación que me recorre el cuerpo conforme se acerca el momento en que la música empiece a sonar. Se oye al público corear cánticos, murmullos nada silenciosos que rugen en realidad pidiendo comida (musical, claro está). Y yo, que encuentro esto, se lo pongo y begin the dance, bitches.

 

1. IS TROPICAL

Ritmo lento pero seguro, que parece atascado por esas bases electrónicas y digitales con toques de base simple, que hacen que a mi me guste mucho y que sea ya un imprescindible de mi iPod. Al principio es duro de escuchar, se hace un poco monótono, pero tras dos pasadas, mola cantidad y no puedes parar de decir cosas como “Esto lo parte”, “Parezco un muñequito de Elvis en un coche” y chorradas similares.

 

 

2. THE SOUNDS

Ecos rock-pop suecos, con eléctricos sonidos que dejan clara su procedencia sueca, con estilo Maxïmo Park o, incluso, Mando diao. Guitarras potentes y estribillos y cambios de ritmo frenéticos en cada canción, en cada acorde y cada sílaba. Su último disco, Something to die for.

 

 

3. IZAL

SORPRESA, en mayúsculas, sí. Me parece, y apuesto mi cuello (muy valisos para mí) a que se convierten en exitazo. Con una similitud en la voz y la melodía a Vetusta Morla, las canciones son brutales, las letras, otro tanto, aunque menos hilarantes y proféticas e indescifrables que en el caso de los anteriores. Lo que si mola un puñado de arroz y otro de guisantes es que al tener varias influencias (son de Argentina, Valencia, País Vasco), meten a saco y en plan locura tendencias de todos los lados, y por extraño que parezca, queda de puta madre. Ya son una apuesta segura en mis revelaciones de grupos de 2012, y eso que no llevamos mucho…

 

 

 

CONSEJO DEL DÍA:

“Todo el mundo se queja de su memoria, pero nadie de su inteligencia”

(François de La Rochefocault)

Segunda piel

21 Mar

Debemos reconocer que como en casa en ningún sitio se está. Pero dentro de este habitáculo, siempre hay maneras y maneras de encontrarse y sentirse. Como ya os he dicho muchas otras veces, yo que soy un gentleman de la old school, de esos que van guays a todas partes siempre que se puede, hasta en mi casa lo haría. Y así, fijándome en cosas para el hogar, los vi.

Albornoces para ir elegante de la cama al sofá y del sofá al baño, para ir a leer un periódico o un libro y sentir que la tele hace de chimenea emanando luz y el calor de la buena compañía (si es que la hay, sino, mejor solo que mal acompañado). Y sin más, os voy presentando los que más me han gustado de esta temporada.

Este, en jaquard multicolor con capucha, de Missoni.

Con solapa y sin capucha, de Dalini.

De algodón y a rayas, de Privium.

Otro de Dalini, algo más psicodélico.

Con solapa en beige y cuerpo blanco, de El Caballo.

Estilo años 80, de Dalini.

Colorido y divertido para los que, como yo, aún no hemos perdido esa parte de niño, de Privium.

Y con este post, junto con otro que hice ya hace algún tiempo y que os pongo aquí para que recordéis, creo que tenemos un look exterior para estar por casa de lo más original, atractivo y señorial, según los gustos de cada uno.

CONSEJO DEL DÍA:

“La respuesta al error es luchar fieramente”

(Dick de Venzio dixit)

Más vale tarde que nunca…

20 Mar

dice el refrán. Y yo que me abono a ello como a un clavo ardiendo. Y es que las celebraciones y los días de fiesta son para eso, para descansar y fiestear (que es un término que dudo exista pero que todos entenderéis su significado y connotaciones, seguro estoy). Pero para más historia, encima ayer fue el Día del Padre, San José, las fallas…ufff, mucha tela que cortar.

Y yo que quería hacerle un homenaje divertido a Papá Pepito, lo haré hoy, saltándome el habitual istrionismo de críticas tan propio de los Lunes o de los Martes, en su defecto. Espero me lo permitáis.

Hay personas que uno no elige que estén en su vida desde un principio. Algo así como que vienen de serie. Pero con el tiempo te vas dando cuenta que eso es de tal manera en muchos aspectos. No tenemos capacidad de decisión, de desbordar el escaso raciocinio que poseemos en tales circunstancias.

Pero conforme pasa el tiempo, llegado el mismo momento en el que la rebeldía llama a tu puerta, todo el cargo de conciencia, odio o desavenencias que hayas podido acumular se ciernen sobre esa figura y deseas apartarla de tu vida. Pero lo más normal, como en mi caso, es que eso no sea así, sino más bien unas ganas irrefrenables de disfrutar a cada momento de su compañía, de su caminar, de su fe en mí y de sus consejos y enfados. Es el momento en el que fluctúan mis recuerdos y sonrío.

 

 

Ése hombre, cuyo nombre ya dije antes y por el cual responde más que por el oficial, siempre ha estado velando por mí, no dejándome nunca abandonado a mi suerte, manteniendo la distancia cuando era necesario sin perderme nunca de vista, apareciendo cuando tocaba y estando a un margen cuando procedía. Ése hombre que ha luchado conmigo hasta la extenuación en los malos momentos, que ha tragado orgullo en miles de ocasiones, que ha mordido lengua y polvo por mi culpa, que ha sido santo y seña, guía, de un modelo de vida que él solamente quiere que yo supere. Ése que cuando uno duerme pensando en que todo está hecho, él empieza a preparar el terreno para que sea así y todo vaya más o menos rodado, que nunca se echa atrás en sus convicciones, que no rehuye la batalla cuando es de recibo librarla. Ése que me ha dado unos valores incalculables, una fuerza para ser yo inimaginable, una ilusión por cosas que ni sabía que tuviera y las ganas de ser mejor cada día como veo que trata de ser él. Ése que el día menos pensado aún te sorprende, que tras veintitantos años aún te cuida, sonríe, ama y sufre como cualquier otro. Y lo importante, se deja la piel por quienes quiere, por lo que sea.

Hay mil cosas que son suyas, y solamente suyas. Que me gustaría decirle que no fuera así siempre, a su manera. Pero soy tan similar a él, que a veces hasta le entiendo. Aún hay días que me sigue haciendo rabiar, pero me tranquilizo, pienso y para mí mismo me digo “lo has vuelto hacer, señor padre” para buscar en sus ojos el brillo que me dé a entender que está orgullosos de mí, que está feliz de la obra pintada por él mismo a través de sus enseñanzas.

Ése hombre que, impertérrito, nunca ha dejado de dar un paso junto a mí para hacerme mejor persona.

Gracias, colegui.

CONSEJO DEL DÍA:

“Al amor propio se le hiere; nunca se le mata”

(Henry de Montherlant dixit)

Revisión

16 Mar

Feliz Viernes, amigüitos y amigüitas. la verdad es que hoy es uno de esos días en los que te levantas y sale el Sol en cualquier lado de la zona, miras y sientes que va a ser un gran día, si ningún capullo se os cruza por el medio.

Para que os empecéis a sonreír antes de comer (siento la tardanza pero ayer tuvo juerga de las de toda la vida), aquí os dejo algunos de los grupos que he descubierto esta semana que molan cantidad. Espero que os gusten.

 

1. Dark Dark Dark

Perdidamente enamorado estoy yo de los acordes de piano, la batería a un ritmo que parece ir a su bola y unas guitarras suaves, tranquilas, que en conjunto dan un sonido jodidamente interesante, parecido a muchas cosas e igual a ninguna, con ese toque que Arguiñano llama perejil y que es personal e intransferible de cada uno. No sé muy bien por qué, pero enganchan cual droga de las duras con ese ambiente folk y pesimista que contraen sus canciones.

 

2. Mañana

Pop indie con toques de refulgentes letras a lo granadino, escuela de tantos y tantos otros del estilo. Andaluces (cómo no), cogen guitarra, voz intransigente y melódica, batería y ritmo y poquito a poco se te mete en el cuerpo su bailongo modo de ver la vida y de contar historias cotidianas. Su último disco se ha editado hace poco bajo el título “Se acabó la rabia”, pero ya tienen en su haber otros dos más en inglés y castellano. Interesante su evolución desde los comienzos.

 

 

3. The Vaccines

Música a lo inglés, de bar en el que todo el mundo salta, canta, suda y no para de bailar y saltar. Eso es lo que este grupo con sonido británico alecciona con maestría en cada canción. No son nuevos en esto, pero no puedo evitar redescubrirlos una y otra vez y seguir sorprendiéndome asombrado suspirando “¡Cómo molan!”. Y es que titulándose su  disco What did you expect from The Vaccines? la declaración de intenciones es más que clara.

 

CONSEJO DEL DÍA:

“Más vale ser tonto en un mundo de injusticias que ser listo en un mundo de tontos”

(listen on the radio)

Loco no, inspirado

15 Mar

Buenos días per le matine. Hoy comenzamos nuestra serie de entrevistacas a personajillos del mundo publicitario, de la moda o de la comunicación de los que oiréis hablar en un futuro, no muy lejano él. Unos son amigos, otros, conocidos y algunos, simplemente, admirados por su trabajo u opiniones, pero creo que ha llegado al hora de hacernos notar, y qué mejor, aunque de forma modesta, forma que ésta.

La vamos a comenzar con un amigo, de los de verdad, de esos que cuando tienes un problema acude él a ti y no al revés, lo cual es extraño. Es un ser que podemos catalogar de diferente: sus horarios de sueño andan alterados y lo llames cuando lo llames, siempre te lo coge. Ahora quizás alguna vez no, porque se ha mudado a una de las mecas de la publicidad, Buenos Aires (Argentina).

De él decir que es publicitario y graphic designer, es autodidacta desde bien pequeñito cuando decidió nacer por sí mismo, que es un constante torrente de ideas (la gran parte descabelladas, pero ayudan a rizar el rizo), perfeccionista empedernido, especialista en vivir en el alambre, dormilón, inpuntual y alto, moreno y con porte (que si no lo digo me mata), este es el gran Jonathan Corroto, también conocido por su alias “Sektario”.

El señorito llamándote a filas, poni rosa alado.

Aquí va una serie de cuestiones que le pregunté en mi visita a la Patagonia (aunque fue un viaje por mail de ida y vuelta muy rápido).

1. ¿Cuándo te empezaste a interesar por la publicidad y el diseño? (P)

– Según mis padres la publicidad me interesaba desde bien pequeño, pero yo quería ser paleontólogo, hasta que bastante tarde me di cuenta que los dinosaurios ya estaban bien descubiertos y desempolvados.
Empecé entonces en el instituto, por algún extraño motivo, a instalar y desinstalar el photoshop en mi ordenador (por que claro, cuando no sabes usar algo, te da rabia, y lo quitas, pero siempre volvía a caer) cuando le cogí el puntillo, me encantaba “hacer cosas imposibles” con las fotos. Había gente que se recortaba de una foto y se ponía en París, bueno, yo pensaba que a París me podía ir, pero no podía sacarme los ojos con el dedo en la realidad, o cabalgar armado con un látigo sobre un poni rosa alado. (R)
2. ¿La locura es necesaria para ser creativo?
– La creatividad puede surgir de la locura, pero para que realmente sea efectiva, esa locura tiene que estar bien pensada y muy trabajada. No creo que la locura sea necesaria para ser creativo, pero si puede ayudar.
3. ¿Tienes algún ritual/manía/costumbre para producir ideas cuando no te salen? ¿O eres un gurú de la inspiración sobrenatural?
– Ni tengo rituales, ni creo en la palabra gurú, (y jamás me definiría como tal, simplemente por lo que significa). Lo que sí tengo claro es que cuando necesito producir, lo más efectivo casi siempre es ponerse delante del papel en blanco (oooh temido objeto) y metafóricamente, vomitar el cerebro, y escarbar en el contenido hasta dar con un planteamiento que bien desarrollado pueda ser efectivo, eso sí, también soy conocido entre mis amigos por pararme en cualquier momento y gritar una palabra, ideas que me llegan de forma inesperada.
4. ¿Qué te gustaría ser en un futuro empleo, dónde y por qué?
– Depende de cuanta cantidad de futuro estemos hablando… En algún momento me gustaría colocarme como Director de Arte, no en una gran agencia, si no en una buena. Pero si miramos un poco más al futuro, siempre he dicho que quiero terminar siendo crítico publicitario, y de momento no he cambiado de opinión. ¿Qué nos deparará el mañana?
5. ¿Qué te gusta más de la publicidad y qué menos? ¿Y del diseño gráfico?
– Lo que más me gusta de la publicidad es la capacidad de “gestionar” el pensamiento colectivo, y lo que menos, precisamente eso también, da miedo.
Hablando de diseño, lo que más me gusta es lo que simboliza, que es crear un mensaje que todo el mundo entienda, y lo que menos me gusta, y me da mucha rabia, es el mal uso de las tipografías. La ComicSans tenía que salir, ¿no?. (Risas)
6. ¿Qué mejorarías de la publicidad?
– No creo que haya que mejorar nada en la publicidad, y si lo hay, no seré yo el que lo descubra hoy, lo que si cambiaría, pero no sólo en la publicidad, si no en todos los sectores, es el intrusismo, no hay nada que me de más rabia que eso. Bueno, eso, y algunos clientes (sonrisa picaresca seguida de un suspiro).
7. Algo que quieras decir (proyectos, historias raras, amores…)
– Historias raras muchas, amores uno sólo, que me llegó gracias a nuestra pasión mutua por el diseño, y proyectos muchos entre manos, y más aun dando vueltas por la cabeza, pero a destacar ahora mismo el proyecto “We are really sexy” (http://wearereallysexy.es) un intento de volcar nuestra pasión por el diseño y la publicidad en algo tangible, y precisamente el lugar donde hacer bien, todo lo que he dicho antes.
En Twitter @jcj8
Esto ha sido todo por hoy, amigos. Espero que os haya gustado y que las próximas entregas también os molen. A ver si entre todos les damos difusión, que se la merecen.
CONSEJO DEL DÍA:
“Todo lo que se puede decir, se puede decir claramente”
(Ludwig Wittgenstein dixit)

Polución

14 Mar

Hoy recojo el caso de una de las calles más conocidas de nuestro país. Es curiosos como la falta de legislación y de una serie de pautas a seguir convierten un símbolo en un despiporre de cosas puestas porque sí, sin ningún orden o coherencia aparente entre ellas y lo que ello supone.

Me refiero a la Gran Vía madrileña, santo y seña (la rima ha salido sola, que conste) de la ciudad y callejuela de tiendas de renombre, de marcas internacionales, de emblemáticas empresas de toda la vida y de rata de laboratorio a la hora de probar grandilocuentes ideas.

En base a esto, unas profesoras de la USPCEU que responden al nombre de Laura González y María Tabuenca, cámara en mano y con desvergüenza fueron haciendo fotografías a este enclave para posteriormente, estudiar el asunto y realizar su estudio. Determinaron que la heterogeneidad de tipografías, tamaños, elementos antiguos y nuevos y la interacción resultante entre ellos daba lugar a polución visual y eso producía estrés en los consumidores, minando su atención y provocando justo el efecto contrario a lo que se pretende. Os dejo algunas de las fotos y a ver que opináis.

 

 

¿Que opináis vosotros?

 

Y mañana, entevistaca de las gordas a un tío toledano pero argentino transformado que en poco será un grande de la publicidad y el diseño. No os la perdáis.

CONSEJO DEL DÍA:

“No digas es imposible. Di: no lo he hecho todavía”

(Japanese  dixit)