Emociones encontradas

27 Abr

Se va. Pep nos deja. Se va el más grande entrenador e idéologo que jamás ha pisado y conocido el club catalán, con permiso de otro gran visionario, casi rayano a lo que ha hecho el gran Guardiola, don Johann Cruyff.

El más osado entre los valientes abandona el barco cuando más se le necesita para volver a reconducir la nave barcelonista hacia la epopeya de callar bocas y devolver guantazos. Eso que él tan bien sabe hacer, y que no hará (por el momento) más en este, su club. Pep, el gran pensador de una idea de juego, de un sustento capaz de alimentar las más oscuras de las épocas personales y generador activo de sentimientos y emociones en tiempos corridos, cede el mando a quién aún conserva la ilusión por hacer aún más fuerte y grande lo que ya lo es.

 

 

En resumen, la vida sigue, pero sin él no será lo mismo.

Sus aportaciones metodológicas y tácticas al planeta fútbol no quedarán diseminadas en el subsuelo de la memoria, porque los buenos aficionados no lo permitiremos. Ha sido un ejemplo, y no solamente dentro de un campo, si no fuera. Ha sido vilipendiado muchas veces, ha aguantado idioteces tremebundas, comportamientos entre lo irreal y lo surrealista, apartado autobuses a base de paciencia y no desesperar y ha trazado líneas cartográficas para ser seguidas por viajeros futuros del tren de la ética, la moral y el compromiso con unos ideales futbolísticos.

<<Pep ha sido más que el inventor del falso nueve, el agitador de aquel 10 reconvertido en jugador total, el ataque en masa organizado, de hacer bueno el dicho que la mejor defensa es un buen ataque, el portador del estandarte del espectáculo, el defensor de las injusticias, el estratagema perfecto en las ocasiones comunes, el incisivo personaje del dentro-fuera-dentro, el precursor de aunar varias estrategias de otros deportes aplicadas al fútbol de élite con algo más que eficacia, el loco que ha vuelto al 3-4-3 o, incluso, el motivador de prodigios con la sed saciada.>>

Yo le entiendo. El desgaste de estar en tensión permanente, de no poder permitirte un minuto de paz, armonía y serenidad durante 4 años ni más ni menos, acaba hasta con el más paciente y venerable de los mortales. Sus lágrimas atestiguan muchas cosas, entre ellas su capacidad de ser humano.

Él, entre otros, hace que yo me quiera superar día a día como persona, con mis jugadores. Y por eso me quedo con emociones encontradas. Porque no se merecía la crueldad del Martes pasado, doblegado de pie mientras el tiempo maldito corría y corría para terminar de desmenuzar las pocas dudas de continuidad que tuviera. Lo bonito del fútbol es también lo más cruel.

Le honran muchas cosas, pero la que más, que nadie lo pueda tachar de oportunista. Dijo en Octubre que no seguiría. Y lo cumplió. Dijo que si alguna vez morían, sería a su manera, como ellos saben. Y lo cumplió. Dijo que el día que no pudiera más, que las fuerzas flaquearan y no sintiera el mismo anhelo por conseguir lo de siempre, lo dejaría. Y lo ha cumplido.

Divergencias aparte, ha sido un placer poder vivir sus ideas, aprender cosas de él.

Dos cosas nos deja en el papel: 

1. Su ideología, que recojo en breves frases.

 

“La vida no es ganar siempre. Cada ser humano tiene golpes, y no significa lo que ganas si no cuándo y cómo nos levantaremos. Y nos levantaremos, claro que sí”

 

“Mañana a las 20:45 saldremos a este campo, a intentar jugar al fútbol lo mejor posible. En esta sala (la de prensa), él es el puto jefe, el puto amo, el que más sabe del mundo y yo no quiero competir ni un instante. Sólo le recuerdo que hemos estado juntos 4 años. Él me conoce y yo le conozco”

 

“Nosotros sabemos ganar, porque lo hemos demostrado y este club sabe muy bien perder, porque ha perdido mucho más de lo que ha ganado”

 

“A lo mejor es así y a lo mejor soy irónico, desafiante, crecido, meo colonia…”

 

“Antes de cada partido que jugamos, un día antes o dos antes, me voy a un sótano; allí no hay luz exterior. Ahí tengo un pequeño despacho, que me lo he arreglado, me he puesto una alfombra, una luz…y allí me encierro. Y llega un momento fantástico, el que da sentido a mi profesión. Creerme que soy técnico por ese instante, ese instante, mágico, cuando me doy cuenta…a veces me dura un minuto veinte, un minuto treinta… a veces me he de ver hasta dos partidos, pero llega un punto que digo <<lo tengo: vamos a ganar mañana>>.

 

2. El vídeo motivacional de la primera champions.

 

 

2 comentarios to “Emociones encontradas”

  1. adablanes 3 mayo, 2012 a 8:53 #

    Lloro. Lloro mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: