Archivo | 12:17

La espera vale la pena

21 May

Hola, señoritingos y señoritingas.

Debido al poco tiempo del que últimamente dispongo en muchos asuntos y en niguno concreto (así me las gasto, it’s  me), he propuesto una reforma de los horarios del blog y de las actualizaciones. De tal forma, dos veces a la semana, seguras, actualizaré, con lo cual ya no seré tan cansino pero tampoco estaré en estado de abandono total. Y lo que venga de más, ya está bien.

Pero hoy, a lo que he venido, es para deciros que Love of Lesbian sacad dentro de muy poquito un nuevo disco (discazo) con temas de los suyos que tras escuchar una vez no puedes si no hacerlo una y otra vez, más, sin parar, con letras tan simples y apabullantes que se emborronan en un aura de sentido y de personificación en cada uno de los oyentes. Pero sin dejar que cada canción tenga una melodía y un ritmo propios dentro de ella misma, no dejando toda la responsabilidad en la letra. Se llama La Noche Eterna/Los Días No Vividos. Casi todas de ellas acabarán siendo himnos en festivales, al igual que ya ha sucedido con otras como “Incendios de Nieve”, “Allí donde solíamos gritar” o “Club de Fans de John Boy”

Aquí viene uno de sus temas:

Y, una de msi devociones, Supersubmarina, lo ha vuelto a hacer, de nuevo, una vez más. 11 temazos, diferentes cada uno, sin el más mínimo atisbo de parecerse ni en acordes tranquilos, lejanos. Suena a todo y no suena a nada, como si estuviera flotando en el aire duarnte 3 minutos y pico y se esfumara dejándote un vacío que se llena con volver a escuchar, volver a entrar en ese estado de ensoñamiento, dónde todo es posible y real, lo que ves y sientes. El álbum se llama Santacruz y promete emociones muy fuertes este verano en todas las salas, discotecas consagradas a esta música y festivales.

En mis venas, su primer single, y el mejor de los sacados hasta ahora:

CONSEJO DEL DÍA:

“Y a veces pienso que, en el mundo real, hay tres bandos:
los unos que viven y otros que lo intentan…
Los terceros sólo sueñan”

(Santi Balmes dixit in “Los Seres Únicos”)